miércoles, 20 de septiembre de 2017























        PLAYA DEL SUR

 
Es inútil huir de aquel susurro
marino, de la noche que argentaba
su oscuridad al quiebro de las olas,
de aquella luna nuestra… Ya es inútil
querer ser diferentes en el tiempo,
deshacer lo vivido, lo inefable
de un camino de estrellas
abierto por los ojos. 

La eternidad llegó de pronto; quiso
el silencio poblarse de caricias,
y todo el plenilunio,
cautivo entre las manos,
iluminó por dentro nuestras sombras,
llevándolas despacio hasta el misterio. 

Es inútil, después de aquella noche,
recordar quiénes fuimos, dónde amamos
antes de ser nosotros, qué universo
puso nombre a la luz de nuestras vidas.
Y es que la eternidad llegó de pronto,
antes que el mar, antes que amaneciera.


                                                          (de LOS APARECIDOS, 1991)

martes, 19 de septiembre de 2017




                     NIDO

 
En este nido me he quedado sola,
atardeciendo, como siempre. Cálices
de amor enmohecidos van rodando
por el tiempo, y el aire que rebosa
de ellos es el mismo que traía
a unas aves de paso,
sedientas tras sus vuelos cadenciosos. 

En este nido, copa, sólo cabe
la lluvia que mis sueños transparentan.
 
 
                                            (de AVES DE PASO, 1991)
  
 

lunes, 18 de septiembre de 2017




       NOCHE  ERRANTE

 
Recóndito perfume el que llevaba
prendido de las sombras aquel patio,
antes de ser orilla voluptuosa
para la noche errante
que buscaba refugio en sus rincones.
Recóndito fulgor el que caía
de una estrella en los tibios heliotropos,
desnudando vigilias para tanto
verano que, sin fuerzas, se apagaba
prendido de las sombras.


                                                            (de TRASLUZ, 1989)

domingo, 17 de septiembre de 2017





























           JUEGOS

 
La hora de los juegos daba en punto,
y un misterioso ardor me despeñaba
por los abismos blancos de la risa.
Sobre la tierra húmeda
se crecían las huellas
de un fugaz escondite.
Tras de los canastillos
de geranios, tocaba
recobrar el aliento
que agitaba los pulsos.
Y luego, por la sombra
que el mediodía anclaba entre los árboles,
daba en punto la hora del regreso,
y todos los senderos engarzaban
destellos infantiles. 

Una voz misteriosa, despeñando
sus ecos en mi oído, me decía
que también el mañana
era fiel compañero de mis juegos,
que corría conmigo...
Mas, ¿dónde estaba, dónde,
que yo nunca lograba darle alcance?


                                                        (de JARDINES DE MURILLO, 1989)

Lienzo de Kay Crain

sábado, 16 de septiembre de 2017






























                 ECLIPSE

 
Qué extraño...
He mirado mi estancia y no es la misma;
la mesa es diferente, la ventana
desdibuja paisajes.
El papel no conoce
mis versos. Qué distinto
me ha parecido todo y, sin embargo,
yo sigo siendo igual:
las mismas manos, las mismas heridas,
un silencio de plomo, un cielo raso. 

Qué extraño...
Tanta luz impregnaba los sentidos
antes de este misterio, que no hay nada
reflejando mi sombra,
ahora que de nuevo
vuelvo a brillar despacio,
intentando que en esta fiel morada
todo aparezca igual, que los paisajes
sobrevivan a tantos espejismos.


                                                         (de CONTEMPLACIONES, 1988)

Lienzo de Paul Albert Besnard