jueves, 19 de octubre de 2017






























                    IBERO

 
Tu presencia de siglos me emociona,
me quema desde el día en que elevaste
tu figura sobre esta piel de toro. 

Tu presencia en Berceo,
Fontiveros, Belmonte,
Torre de Juan Abad,
Moguer, Sevilla… Versos
que embridaron el tiempo para siempre. 

Por amor me llamaste Dulcinea,
fui Isabel en tus reinos,
en tus pinceles hilandera, maja,
virgen, madona en Port Lligat… Prendiste
noches en los jardines, vida breve.
Y creaste una Iberia
de límites sonoros,
de fantásticas danzas. 

Versos, pinceles, música…
Tus nombres me iluminan,
ibero, llamarada que se eleva
sobre la piel de todo.


                                           (de LOS APARECIDOS, 1991)

miércoles, 18 de octubre de 2017






























               SIN  TI

 
Quizá porque eres viento
y acaricias mi ser mientras que pasas;
quizá porque eres mar y me rodeas
sin poder abarcarte;
tal vez porque eres nieve
y siempre te deshaces en mis manos…
Quizá por todo esto yo no sepa
dónde estás de verdad, por qué me quedo
sin ti, cuando te tengo en todas partes.


                                                                (de AVES DE PASO, 1991)

Lienzo de Odilon Redon

martes, 17 de octubre de 2017






























        NOVILUNIO

 
Con aromas de incienso
se envuelve la morada donde tiene
lugar un novilunio.
La noche queda huérfana,
transida de blancura,
quemándose al final del universo.


                                                   (de TRASLUZ, 1989)

Lienzo de Julio Michielli

lunes, 16 de octubre de 2017

        

  BARTOLOMÉ  ESTEBAN  MURILLO

 
                                                        A mi hermano

 
¿Dónde está la mañana del abril de tu muerte,
que una orfandad azul con mística tristeza
ha dibujado el cielo, sin ti, de los Jardines? 

En Santa Cruz, los ángeles diseminan tus oros
por la frescura antigua de las calles, e incendian
el aire matutino con rayos de sus lienzos. 

En Santa Cruz tu casa conserva primaveras
con rostros de muchachas que llegaron a vírgenes,
con corolas abiertas al sol de tus pinceles. 

¿Dónde está la mañana del abril de tu ausencia,
que sigue eternizándose más allá de este cielo
jubiloso, que alumbra desde ti los Jardines?


                                                           (de JARDINES DE MURILLO, 1989)

Lienzo de Bartolomé E. Murillo

domingo, 15 de octubre de 2017


                             


    VILLA DE SUELLACABRAS

 
Qué hermoso aquel rebaño…
Blanqueado de luna,
iba por la calleja.
El cielo castellano, imperturbable,
posaba cada estrella en los nocturnos
silencios plateados. 

Y antes que el día hubiese
adentrado su luz en el ejido,
detrás de los postigos yo sentía
que todo alboreaba tras la sombra
de aquel mismo rebaño. 

Otras tonalidades me llevaban
hasta la calle de la Platería.
Tuve cerca un austero
ocre de antepasados,
perdido para siempre por la casa
deshabitada.
                     Ahora
es casi oscuro el cielo, casi áureo
el perfil de la iglesia,
casi blanco el rebaño… No hay recuerdo
que acentúe el color de mis raíces.


                                                (de AQUÍ QUEMA LA NIEBLA, 1986)